Noticia individual

Los centros tecnológicos, socios de referencia para el sector agrario

09.09.2016 | Categoría: Nuestras empresas y asociaciones, Ayudas y subvenciones

El Gobierno de La Rioja avala el papel de CTIC-CITA como "aliado estratégico" de las empresas para promover la investigación y el desarrollo del sector. Los centros tecnológicos recibirán un aporte de 320.000 euros, según recoge el recién firmado convenio de colaboración anual entre la Consejería de Agricultura y AIDISA.


Firma de los convenios

El acuerdo, firmado por el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Iñigo Nagore, y el presidente de la Asociación para la Investigación, Desarrollo e Innovación del Sector Agroalimentario (AIDISA), Miguel Ángel Villoslada, prevé un aporte de 320.000 euros para el sostenimiento anual del Centro Tecnológico de la Industria Cárnica (CTIC), ubicado en Alesón, y del Centro de Innovación y Tecnología Alimentaria de La Rioja (CITA), con sede en Calahorra.

Por su parte, la Asociación Profesional de Cultivadores de Champiñón (ASOCHAMP), recibirá 160.000 euros para el desarrollo su plan anual de actividad en el Centro Tecnológico de Investigación del Champiñón (CTICH), situado en Autol.

Tras la firma de ambos convenios, el consejero ha afirmado que la renovación de estos acuerdos demuestra que "creemos que estos centros deben ser un socio de referencia para el sector agrario, impulsando la investigación, el desarrollo tecnológico y su transferencia al propio sector".

Iñigo Nagore ha recordado también que el Consejo Riojano de Investigación y Desarrollo Tecnológico e Innovación incorporó a estos centros como miembros de pleno derecho, "lo que implica la participación activa del sector agroalimentario en el proceso de definición del futuro Plan Riojano de I+D+i 2017-2020".

En estos momentos, la Consejería de Agricultura y los centros están trabajando para aumentar recursos y capacidades a través de la incorporación de nuevo equipamiento tecnológico que permita aportar valor a las empresas del sector agroalimentario. Prevén además la puesta en marcha de un plan de reordenación de recursos y coordinación de actividades de I+D+i para implantar un modelo de gestión más eficiente que impulse la transferencia de conocimiento al ámbito empresarial.