Noticia individual

El proyecto en el que ha participado CTIC-CITA que ayuda a aumentar la vida útil de los alimentos, NanoPack, en el Congreso Mundial de Envasado Activo e Inteligente.

31.10.2017 | Categoría: Tecnología y nuevos materiales, Seguridad alimentaria, Consumo y salud

NanoPack será el encargado de llevar a cabo un 'encuentro de ideas' sobre la 'aceptación de la nanotecnología' por el consumidor en el Congreso Mundial de AIPIA (Congreso Mundial de Envasado Activo e Inteligente) que se celebrará los días 2 y 3 de noviembre en Amsterdam.


El evento es una oportunidad ideal para recopilar información, calibrar actitudes y opiniones, y ayudar a abordar algunos de los desafíos a los que se enfrenta la nanotecnología.
El 2 de noviembre, tendrá lugar el 'encuentro de ideas' a las 14:25.
Los participantes incluirán a la coordinadora de NanoPack, Ester Segal, profesora asociada del Instituto de Tecnología Technion-Israel; Eef de Ferrante, director general de AIPIA; Nina McGrath, gerente de Proyectos de Seguridad Alimentaria en EUFIC-European Food Information Council, y Nathalie Muller, CEO de Linkz IM.
Ese mismo día, habrá una sesión titulada 'Cómo la nanotecnología en el envasado ayuda a reducir el desperdicio de alimentos' en la que se detallará el estado actual del proyecto NanoPack y sus logros hasta la fecha.
Durante los días 2 y 3, NanoPack presentará su solución innovadora en el stand nº27.


El proyecto Nanopack, financiado con fondos europeos, pretende reducir mediante nanotecnología el crecimiento microbiano en los alimentos y evitar los brotes de enfermedades transmitidas por los alimentos.
Desarrolla soluciones de envasado antimicrobiano de última generación para mejorar la seguridad de los alimentos y reducir el desperdicio de alimentos.

El Centro Tecnológico Agroalimentario, CTIC-CITA, interviene en el desarrollo de este proyecto que se aplicará en las matrices alimentarias con mayores necesidades de incremento de vida útil de sus productos: láctea, cárnica y panadería. El proyecto, que se ha iniciado en enero, durará tres años y pretende desarrollar, validar y testar el embalaje de productos alimenticios con superficies antimicrobianas basados en materiales naturales y llegar a su industrialización y comercialización.

El objetivo del proyecto NanoPack es mejorar la seguridad alimentaria de los envases y embalajes, alargar la vida útil de los alimentos y así reducir los residuos. Esto se consigue gracias al uso de aceites esenciales antimicrobianos, introducidos dentro del nanomaterial (nanotubos) que forma el envase y capaces de la liberación de esa sustancia antimicrobiana. La finalidad es dar solución a problemas de envasado para alimentos perecederos. De esta forma, se mejora la seguridad de los alimentos para los consumidores al reducir el crecimiento microbiano (inhibiendo el crecimiento de los microorganismos que contaminan los alimentos), minimizando así las enfermedades transmitidas por los mismos y evitando su deterioro y la consiguiente pérdida o desperdicio.