Noticia individual

Día Mundial de la Alimentación: seguridad alimentaria, salud y hambre cero

16.10.2019 | Category: Consumo y salud, I+D+i

Con motivo de la fundación de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el día 16 de diciembre se celebra el Día Mundial de la Alimentación y, este año, se hace bajo el lema: «Nuestras acciones son nuestro futuro. Una alimentación sana para un mundo #HambreCero».


Hambre y obesidad, cifras paradójicamente en paralelo

Actualmente, más de 820 millones de personas en el mundo padecen hambre; pero no es solo una cuestión de cantidad sino también de calidad. La malnutrición afecta a 1 de cada 3 personas y representa el principal factor de riesgo para las muertes por medio de las enfermedades no transmisibles.

En las ultimas décadas, ha predominado una dieta hipercalórica con alto contenido de almidones refinados, azúcar, grasas, sal, alimentos procesados y marcada por el consumo excesivo de carne. Pero, no es solo el consumo de alimentos lo que requiere un cambio, sino también su forma manera de producción y suministro.

La producción de alimentos tiene un importante impacto medioambiental que está derivando en una pérdida rápida de la biodiversidad. Aunque históricamente se han cultivado más de 6000 especies para obtener alimentos, actualmente, casi el 50 % del suministro de energía alimentaria mundial proviene de tres cultivos principales: trigo, maíz y arroz.

La necesidad de transformar las dietas y los sistemas alimentarios es inminente, no solo para abordar el problema del hambre sino también para asegurar la inocuidad alimentaria y nutrición mundial.

Agricultura y cambio climático

El actual sistema alimentario es incompatible con conceptos como la sostenibilidad hasta tal punto que se sitúa (junto con la ganadería) como uno de los principales causantes del cambio climático.

La agricultura juega un papel esencial en la gestión de los recursos naturales y necesita adaptar sus métodos de producción a la situación medioambiental del planeta. Según la FAO, el daño ambiental ocasionado por el sistema alimentario podría aumentar del 50 % al 90 % debido al mayor consumo de alimentos procesados y carne en los países de ingresos bajos y medios.

Tendencias, futuro y soluciones

La transformación del sistema alimentario en todas sus fases (producción, suministro y consumo) es inminente tanto a nivel medioambiental como a nivel demográfico.

El crecimiento poblacional deriva en un consiguiente incremento de las necesidades nutricionales mundiales y, por ello, el sector de la I+D está trabajando en la búsqueda de nuevos ingredientes y materias primas y, sobre todo, en nuevas fuentes de proteína, como principal recurso energético de la alimentación.

Según el informe Food Trends Report (Lantern Papers, 2017), el futuro de la alimentación estará marcado por:

  1. La búsqueda de fuentes alternativas de proteína (i.e. Veggian®).
  2. El fenómeno Veggie: cómo cubrir las necesidades de los veganos, vegetarianos y flexitarianos (The Green Revolution, informe de Lantern Papers).
  3. La búsqueda de soluciones equilibradas y nutricionalmente aceptables para la población infantil.
  4. La ultraconvenience food: un paso más en el fenómeno de la convenience food o alimentos (generalmente procesados) preparados comercialmente para optimizar su facilidad de consumo.

Sin embargo y a pesar de todos los retos que afronta, el sector agroalimentario lidera la UE tanto en productividad como en competitividad, siendo la quinta economía de la Unión que más contribuye a la generación de rentas del sector. Los desafíos que afronta son numerosos, pero todos los informes apuntan en la misma dirección:  la I+D como solución. La innovación, por medio de la colaboración con centros como Ctic Cita, permite al sector dar respuesta a la tan cambiante demanda del consumidor y mercado de la mano de la sostenibilidad, productividad y competitividad.